Loading…
sábado
18:10 - 18:50 CONFERENCIA
La traducción jurídica: actitud responsable o salto al vacío.
 
Beatriz Rodríguez - Universidad de Buenos Aires (Argentina) [ver]
En las últimas décadas, la avanzada de ciertos conceptos tales como la globalización, la calidad, la eficiencia, la seguridad y la garantía de producto marcaron el camino que condujo a un nuevo milenio de historia humana. Estos conceptos se han arraigado con fuerza en la vida económica y social del hombre, configurando un nuevo escenario, donde el profuso intercambio de información y la mayor presión de trabajo y rendimiento han producido cambios, entre otros, en las incumbencias profesionales. El lenguaje desempeña un papel protagónico como herramienta y vehículo de la comunicación en todo tipo de relación entre comunidades que hablan idiomas diferentes. En virtud de la diversidad lingüística, se hace necesaria la mediación de un traductor profesional que no solo domine sus lenguas de trabajo, sino también los sistemas metodológicos y las particularidades del área del conocimiento en que trabaja. Sin duda, una tarea que la tecnología jamás podrá suplir. En este marco, la profesión de traductor debió acompañar la evolución tecnológica y social. Hoy el traductor debe afrontar nuevas exigencias y desafíos en un mundo interconectado que gira aceleradamente. Ahora bien, esta exigencia del mundo contemporáneo nos ubica frente a la necesidad de optimizar resultados y lograr eficiencia perdurable. Surge entonces la tentación, muchas veces por comodidad y otras por desconocimiento de recurrir a quien si bien conoce una lengua extranjera no garantiza un resultado eficaz. El traductor público, con su formación, su técnica, su versatilidad, es el único profesional de la traducción que se erige en un profesional eficaz y veraz de la labor encomendada. El traductor público se erige pues en el artífice imprescindible del intercambio entre culturas, filosofías, sistemas jurídicos y necesidades comunicacionales. Un traductor profesional, público (Argentina), jurado (España), assermenté (Francia), sworn translator (Estados Unidos), ¿puede traducir teniendo solo la técnica y la liviana comprensión del texto jurídico sin, quizás, captar el exacto sentido del contenido, o bien a partir del conocimiento globalizador y adaptado de los distintos aspectos del derecho, comprender y así trasladar la esencia de lo que se pretende, con excelencia, traducir? ¡Este es el desafío!